See ATTA's COVID-19 Guide for the Adventure Travel Industry
AdventureTravelNews

Reinvención para Gond-Local

4 Minute Read

Written By

Que la pandemia aceleró muchos de los procesos y tendencias que ya estaban evolucionando, ya lo sabemos. Ahora bien, ¿cuáles fueron las empresas que, de hecho, mostraron responsabilidad en la práctica, además de los lindos discursos que vemos en sus redes sociales? ¿Cuáles están comprometidas a mantenerse fieles a sus valores y propósito frente a todos los desafíos que estamos viviendo a través de la (probablemente) más difícil de todas las crisis que hemos enfrentado hasta ahora?

Uno de los lemas más presentes dentro del concepto de Turismo Responsable es: “si no es ahora, ¿cuándo?”. Ya no podemos seguir postergando obviamente. Las empresas deben ser responsables del impacto que generan y deben asumir la responsabilidad de sí mismas. El tiempo es ahora.

Así como ya no se considera el desarrollo si no es sostenible, podemos decir que no se considera emprendimiento si no es ético, es una transformación cultural que hay que hacer para asimilarlo.

Necesitamos migrar de esta idea de emprendedor neutral a emprendedor social.

Especialmente en Brasil, también nos dimos cuenta de que las grandes instituciones (gobiernos, iglesias, universidades y grandes corporaciones) no pueden, o no quieren, resolver los grandes problemas del colapso ecológico y las desigualdades sociales. Entendemos entonces que la responsabilidad debe ser compartida (división de responsabilidades comunes e individuales).

Este movimiento es evolutivo (en la propuesta de actuar hay que evolucionar en el concepto), y es revolucionario (porque es transversal, ético, democrático y descentralizado).

Vivimos en una época en la que sabemos que es necesario hacer más. El emprendimiento social es lo que puede hacer esto posible porque va más allá del propósito, entra en acción.

El turismo fue una de las economías más afectadas durante la pandemia. El aislamiento social detuvo el turismo, e incluso los destinos que vieron crecer el sobreturismo de manera absurdamente desenfrenada, pasaron meses sin ver a un turista en las calles y se vieron inmensamente afectados.

Los que sobrevivieron a esta crisis tuvieron que reinventarse. Después de todo, toda crisis tiene su otro lado, que es el de la oportunidad.

Los desafíos comenzaron con la cancelación de la feria de turismo más grande del mundo, ITB 2020. El clima de incertidumbre e inseguridad se cernió sobre todo el mercado. Todos se preguntaban “¿cómo sobrevivir y evolucionar ante el escenario del COVID-19 en el mercado del Turismo de Aventura?”.

ATTA Embajadora, Camila Barp, de Gondwana Brasil, cuenta cuáles fueron los pasos que siguieron a esta inolvidable marcha:

“La reacción inmediata, que nos afectó, fue movilizar a nuestro equipo para gestionar las cancelaciones de la noche a la mañana, con fecha indefinida. En las próximas semanas después de estas cancelaciones masivas, nos dedicamos a hablar con más de 300 socios en todo Brasil para comprender los impactos que estas cancelaciones habían tenido en su negocio, y cómo podríamos colaborar entre nosotros para evitar el colapso de la cadena de nuestra red.

Finalmente, hablamos con nuestros clientes (en su mayoría europeos) para entender cómo les estaba afectando esto y cómo también podíamos tomar acciones que impactarían mínimamente a nuestros socios locales, que de hecho serían los que más sufrirían con toda esta ola de cancelaciones.

Una vez hecho esto, fue necesario disponer de tiempo libre para el descanso y la introspección por parte de los socios. Al fin y al cabo, incluso antes de abordar las cuestiones técnicas, lo importante era que, impregnado de inseguridad aún existía una sensación de oportunidad que se unía a la planificación. En una rutina normal sería imposible que este contexto fuera imposible.

Con el tiempo, se confirmó la imposibilidad de realizar viajes al exterior en Brasil. La escena era aterradora, pero no había lugar para la desesperación. Ante la avalancha de cancelaciones, la decisión fue mantener la responsabilidad social con los empleados y abrazar la conocida “home office”.

Nadie fue despedido antes de que todos pudieran comprender la situación financiera y emocional de los involucrados, incluidos guías y proveedores.

La renovación se llevó a cabo a través de un análisis detallado de cómo operar en el mercado local (doméstico), así como, a través del fortalecimiento de la tendencia de regresar a los entornos naturales y conectarse con las comunidades locales. La consecuencia fue la creación de nuevos productos, que se amoldaron al nuevo contexto.

Este análisis de posibles escenarios permanece abierto, incluso con algunas conclusiones que dieron origen a Gond Local. Después de todo, eran necesarias adaptaciones y elaboración de protocolos y pautas de seguridad para el regreso.

El escenario sigue siendo auspicioso, e incluso en medio de muchas incertidumbres, según una investigación reciente de la WTM y la Asociación de Viajes de Aventura, el turismo nacional y regional será el primero en recuperarse. Sin embargo, esto requiere adaptar los protocolos de seguridad y comunicación del producto a una audiencia diferente.

El camino de transición de operar en Brasil para los brasileños fue y sigue siendo un camino incierto, pero necesario para operadores similares. Además de animar al público brasileño a valorar y viajar por sí mismos.”

Voices From The Field – ATTA is providing this space for the benefit of our members for building awareness within our community. The views and opinions expressed in this column are not necessarily ATTA’s, nor do we endorse them by their publication.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *